martes

El desencanto

El desencanto es, quizás, la
manifestación más común en la
ciudad del viento encerrada en su
egocentrismo, presuponiéndose autosuficiente.

El desencanto es para los platenses
una risa de satisfacción mediada con
complejas vastedades psicológicas
que forman una ilusión de completad.

El desencanto parece un río que
siempre tiene sed, un río para quien el
viaje es siempre mañana, mientras corre
creyendo que fluye.

¿Un río para quién?

Si la imagen ya no evoca
paz ni inmensidad.

¿Un río para quién en esta ciudad?

¿un río para quién?
si la imagen ya no evoca

¿un lugar para quién?
si el vacío aplasta los cuerpos y la mente
¿una palabra para quién?
si las frases ya están estipuladas
¿un concepto para quién?
si los significados ya están contados
¿un tiempo para quién?
para el que salta el vacío
y aún así espera
y de él al fin surge
realmente algo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.