martes

La sed

La sed en el agua
ahogarme en el vaso
pero a la vez
querer beber restos
de esas lágrimas amargas
tener sed en el agua
y no darse cuenta
de la cascada
sobre la espalda.
de las vértebras rotas
de las costillas astilladas
de la sangre
que escapa
y baila en el aire
haciéndole el amor
al agua
azul y rojo
rojo y azul
ya no se distinguen:
son una catarata



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.