martes

La calma peligrosa


En la calma peligrosa del fondo marino, un bosque de algas, todas tristes y congeladas, eran torturadas con pesadillas en donde los espectros se reían de ellas. Y cuando despertaban, veían al Tiburón con Piel de Acero, riéndose como los espectros.

El pavor que, en el fondo marino asfixia a las almas, nace de espíritus que saben volar, únicamente, con plumas negras.

Y todas las algas del mundo lloraban desconsoladas.

Acudió al instante una Tortuga con Caparazón de Cristal y Diamante, cuya luz desafiaba el imperio del Tiburón con Piel de Acero. Y todas las algas gritaron de alegría, y los gritos transformaron la corriente del fondo marino en un torrente de colores.

La Tortuga con Caparazón de Cristal y Diamante rió de pura alegría.

Y dijo a las algas:

- El peligro a pasado, me quedaré a protegerlas.

Pero las algas, prevenidas, respondieron:

- No.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.